Yo me quedo en casa

¿Dónde está Guillermo Lobatón?

Publicado: 2016-01-07

Hoy se cumplen cincuenta años de la muerte de Guillermo Lobatón (1927-1966), alto dirigente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y protagonista de una de las iniciativas guerrilleras más sonadas de los años sesenta, como comandante de la guerrilla Túpac Amaru en la sierra de Junín. Su aventura duró seis meses, dos meses antes había caído el grupo encabezado por Luis de la Puente Uceda, el 23 de octubre de 1965, mientras que en paralelo se desarrolló también la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional, encabezada por Héctor Béjar. Luego de más de diez enfrentamientos con las fuerzas del orden, el grupo de Lobatón terminó relegado en la selva central, donde finalmente murió. Su cuerpo nunca fue encontrado ni se dio razón a nadie por esta desaparición (el de Luis de la Puente fue hallado cuarenta años después y fue motivo de un titular de la revista Caretas). Le sobrevivieron su viuda Jacqueline, su hija de un año, sus padres y sus hermanos (dos de sus hermanas todavía viven en la casa donde él nació, en Breña), que lo buscaron por distintas regiones del país infructuosamente. En esta carta reproducimos el pedido de dos de sus familiares por tener respuesta ante la ausencia de su hermano.


Lima, 2 de agosto de 1967

Señores directores:

Después de la denuncia hecha en el Parlamento el 21 de junio último por el Diputado doctor Mario Villarán, según la cual Guillermo Lobatón se encontraría preso en Puno, hemos viajado a ese Departamento de donde hemos vuelto luego de quince días de arduas indagaciones sin resultado.

Nos hemos acercado a todas las autoridades responsable de dicho Departamento, obteniendo hasta el momento tan solo negativas. El Prefecto de Puno nos dijo que ignoraba el hecho y que esperaba el informe del Ministerio de Guerra. El Jefe de la Guardia Republicana y el de la Región Militar de Puno negaron tenerlo prisionero. El Jefe de la Policía de Investigaciones de Puno nos ofreció investigar el caso en todas las provincias e informar al Parlamento.

Ha pasado más de un mes desde la intervención del doctor Villarán pero hasta el momento nos encontramos a la espera de un claro pronunciamiento de parte de los Ministerios de Guerra y Gobierno, así como del Comando Conjunto. Ante la grave realidad que significaría tener en prisión clandestina a nuestro hermano, en estos momentos de abusos represivos contra guerrilleros y campesinos, exigimos públicamente que se respete su vida y su derecho a emitir su voz. ¿Qué han hecho con nuestro hermano? Sus padre, su esposa, su hija y sus hermanos queremos conocer la verdad, debidamente comprobada.

Luzmila A. Lobatón Milla

Carlos A. Lobatón Milla


Publicado originalmente en:

Revista Caretas Nº 358, 14 de agosto de 1967, p. 53.


Escrito por

Luis Rodríguez Pastor

Caramba sí, caramba no.


Publicado en