Yo me quedo en casa

Esta es la única conferencia de prensa que ha dado Fidel Castro en el Perú

Publicado: 2016-08-31

Este mes que termina Fidel Castro cumplió 90 años. El sábado 13 de agosto se celebró el cumpleaños de un personaje de características bíblicas, transversal en la historia de Cuba y América Latina. 

El único día que Fidel Castro estuvo en Perú fue el 4 de diciembre de 1971. Fue tan solo una escala de paso por Chile, donde estuvo tres semanas recorriendo todo el país.

Aquella visita al Perú fue breve, pero como todo en su vida, intensa, convulsa y llena de gente siendo testigo del hecho histórico. Ese día dio una conferencia de prensa, que compartimos a continuación:


Conferencia de prensa ofrecida en el aeropuerto de Lima, Perú

4 de diciembre de 1971

Año de la Productividad

Augusto Zimmerman: El señor Primer Ministro de Cuba ha accedido gentilmente a conversar con los periodistas del Perú; pero vamos a seguir un orden en las preguntas.

El Primer Ministro, doctor Fidel Castro, les dirá unas palabras, y en seguida podrán los señores periodistas formular las preguntas que deseen.

Comandante Fidel Castro: Mis palabras, para que sean breves y ustedes puedan preguntar, se reducen a dos: ¡Buenas tardes! Ahora, pregunten. (Aplausos).

Periodista: Quisiéramos saber si usted considera que…

Comandante Fidel Castro: Una cosa que les voy a pedir, porque ustedes tienen aspecto de periodistas amigos: no me hagan preguntas demasiado difíciles. Vean que soy un alumno que acabo de ingresar a la escuela.

Periodista: Sus comentarios sobre el Perú, Comandante.

Comandante Fidel Castro: ¿Qué impresiones sobre Perú? ¡Si acabo de llegar aquí!

Periodista: ¿Qué le parece el gobierno?

Comandante Fidel Castro: Usted me puede preguntan qué me parecen los hombres del gobierno…

Periodista: Los hombres del gobierno peruano.

Comandante Fidel Castro: Yo puedo decir lo siguiente: Nunca… Yo diría lo siguiente: que nunca… (Exclamaciones de “¡Que se sienten!”).

Augusto Zimmerman: El doctor Castro va a responder todas las preguntas que deseen los señores periodistas, pero vamos a formularlas por orden.

Comandante Fidel Castro: Zimmerman ha llegado a la conclusión de que es imposible que ustedes se sienten.

Periodista: Comandante, la primera pregunta…

Comandante Fidel Castro: No, alguien hizo ya la primera pregunta. ¿Tú fuiste, verdad? ¿Cuál fue tu pregunta?

Periodista: Sus impresiones sobre los hombres del gobierno peruano.

Comandante Fidel Castro: Bueno, no, no: tú me pediste la impresión sobre el gobierno. Y yo te dije: bueno, yo te puedo dar la impresión sobre los hombres del gobierno peruano. Entonces iba a sintetizarlo en una frase: Nunca en tan breves minutos ha habido tanta comunicación y tanta confianza como las que se han producido en estos minutos en que nosotros hemos conversado con el gobierno de las Fuerzas Armadas (Aplausos).

Periodista: Comandante: La segunda pregunta quisiera que sea a cargo del periódico Indio, un nuevo periódico que recién ha salido.

Comandante Fidel Castro: ¿Este, no? (Le muestra un periódico).

Periodista: Sí.

Comandante Fidel Castro: Aquí veo un letrero que dice: ¿Cuánto ganan los militares? ¿Y qué quiere decir este cintillo?

Periodista: Es la pregunta que nos hacemos con la finalidad de saber el suelo de las Fuerzas Armada. Tenemos ese interés, porque es la opinión del pueblo, y él lo necesita.

Comandante Fidel Castro: Yo no lo he leído. Nada más vi el periódico y vi el cintillo este.

Periodista: Comandante, la pregunta es la siguiente —es muy breve—: en este momento hay más de 35 a 40 detenidos del régimen anterior, no de este régimen militar sino del régimen anterior, que ya feneció felizmente. ¿Es justo que la amnistía sea solamente para los políticos conocidos, como ha sido para Hugo Blanco y Héctor Béjar, o debe ser para todos?

Comandante Fidel Castro: Fíjate, tú me haces una pregunta para la que yo no tengo los elementos de juicio. Las noticias que nosotros hemos tenido es acerca de muchas personas que han sido puestas en libertad. Tú me hablas de un tema sobre el cual yo no tengo información. Pero si tú me pides la impresión mía, yo te digo que tengo la impresión de que se trata de un gobierno con sentido de equidad y de justicia, y que si todavía quedaran algunos problemas por resolver, yo no tengo la menor duda de que ellos lo sabrán resolver.

Periodista: Así esperamos todos los peruanos, Comandante.

Comandante Fidel Castro: Es todo lo que te puedo decir sobre un problema que no tengo información.

Periodista: Comandante, ¿ya no está sola Cuba?

Comandante Fidel Castro: ¿Cómo dicen ustedes?

Periodista: ¿Ya no está sola Cuba?

Comandante Fidel Castro: Óigame, ¡Cuba nunca estuvo sola!

Periodista: No, me refiero a gobiernos; los pueblos sí están con Cuba.

Comandante Fidel Castro: Bueno, muchos gobiernos nos ayudaron. Nosotros tenemos un concepto amplio de la humanidad y de nuestras relaciones con la humanidad. Cuba no estuvo sola nunca. Si hubiese estado sola, no habría podido resistir los problemas de la lucha, de la hostilidad de un país tan poderoso como Estados Unidos.

Ahora, si tú quieres preguntar en el ámbito latinoamericano, yo te puedo decir que los pueblos siempre, a pesar de las campañas, a pesar de la deformación de los acontecimientos de Cuba, siempre expresaron su solidaridad hacia Cuba.

Ahora tenemos las circunstancias siguientes: nos recibieron con gran cariño en Chile, donde gobierna el Presidente Allende, electo por el pueblo con apoyo de los partidos de la Unidad Popular. Pero es más: nos encontramos en la tarde de hoy aquí en Lima, gracias precisamente al hecho, a la circunstancia de que hay un gobierno que tiene el suficiente valor para recibirnos a nosotros aquí; un gobierno que tiene suficiente entereza para hacer valer su prerrogativa soberana de recibirnos a nosotros aquí. Es una prueba más de que ya no estamos tan solos. Y es posible incluso, en la tarde de hoy —si se resuelven algunos problemas técnicos— poder visitar a otro país antes de regresar a nuestra patria.

Por eso no nos sentimos tan solos. Además, la soledad de los revolucionarios es transitoria, a la larga los revolucionarios se sentirán acompañados, a la larga —como en todas las épocas y en todos los procesos— tendremos la compañía de la humanidad.

Periodista: En Perú ha muerto un brigadista cubano…

Comandante Fidel Castro: Es cierto. Estando nosotros ayer en Santiago, recibimos un cable con una noticia muy dolorosa, de que el jefe de la brigada cubana había muerto en un accidente. Junto con él murió el chofer peruano. Ambos estaban trabajando en una cosa muy humana: la construcción de los hospitales. Lo sentimos mucho, porque era un hombre competente, capaz, que trabajó con gran amor, que inspiró a los obreros a hacer el esfuerzo, doce, trece, catorce, quince horas, y ha muerto. Pero al fin y al cabo la muerte es el destino de todos. Y cuando se muere cumpliendo el deber, no debemos lamentar la muerte aunque nos duela. Y, al final y al cabo, no solo murió un cubano: murió también un peruano. Es decir, murieron dos hermanos en el cumplimiento de la misma tarea.

Periodista: Fidel, ¿el Che murió en Bolivia?

Comandante Fidel Castro: Bueno, ¿pero quién ha inventado otra fantasía? ¿O es que acaso ustedes los acontecimientos más elementales los ponen en duda? ¿De qué se habla? ¿De qué murió, dónde? Dime. Responde. ¿Acaso van a decir que lo matamos nosotros? ¿No me digas que tú puedes insinuar semejante cosa? Tal cosa solo podía insinuarla alguien o muy ignorante o muy ruin, o un hombre honesto que quisiera esclarecer una verdad (Aplausos). Mi esperanza es que se tratase del último caso.

Augusto Zimmerman: Un momento. Todos pueden preguntar…

Comandante Fidel Castro: Díganme, señores. Parece que el tiempo de nosotros está limitado por razones técnicas, de la hora en que debemos despegar para visitar otro país.

Periodista: Una sola pregunta: en la conversación que han tenido ustedes con los gobernantes peruanos, ¿han tratado la reanudación de las relaciones diplomáticas con el Perú?

Comandante Fidel Castro: Mire, nosotros no hemos tratado ese tema. Ese tema no lo hemos tratado propiamente, es decir, como cosa fundamental. El Perú sabe que nuestra actitud es una actitud desinteresada, y que las cuestiones puramente formales no tienen demasiada importancia.

Nosotros apreciamos las relaciones con Perú, porque entendemos que se trata de un gobierno realmente soberano e independiente, pero no convertimos eso en una cuestión fundamental.

Cada país tiene su situación y cada país tiene sus compromisos, y nosotros respetamos esas situaciones esos compromisos. No nos apuramos. Confiamos en la buena fe y en las buenas intenciones del gobierno peruano; y, por lo tanto, las cosas formales no nos preocupan. Y nosotros esperaremos el momento en que el gobierno peruano considere conveniente y considere útil a los intereses de su país establecer las relaciones con Cuba. Mientras tanto, existen la relaciones humanas, que tienen mucha más importancia que lo que pudiéramos llamar las relaciones oficiales o protocolares (Aplausos).

Periodista: Quisiera preguntarle su opinión sobre la OEA. Usted en repetidas ocasiones ha dicho que debe desaparecer. ¿Qué tipo de organismo debía reemplazarla, por favor?

Bueno, nosotros tenemos nuestra opinión, porque conocemos la OEA. Hemos dicho que no regresaremos a ella, porque es como si alguien deseara volver al seno de una institución que lo trató muy mal, que lo expulsó, que en cierto sentido sirvió de instrumento para las agresiones contra el país. Ya nosotros nos hemos liberado de esa institución. No tenemos por qué regresar a ella. Sin embargo, respetamos a lo gobierno que por circunstancias determinadas se ven en la necesidad de pertenecer todavía a esa institución, que es cuestión de historia. Pienso que en un futuro más o menos lejano no habrá OEA: habrá unión, habrá comunidad de pueblos de América Latina. Y entonces la OEA no será en absoluto necesaria.

Nosotros esperaremos todo el tiempo necesario para que existan las condiciones de esa unión, y un día nos fundiremos en la comunidad de pueblos de América Latina. Mientras tanto, nuestro país, en concreto, puede prescindir de la OEA.

Periodista: Dos preguntas. La primera: ¿Le puedo dar un abrazo en nombre de os trabajadores de…?

Comandante Fidel Castro: ¡Ya está dado! Simbólico. (Se abrazan). (Aplausos).

Periodista: La segunda pregunta: Frente a un proceso como el peruano, ¿cuál es en su concepto el papel de los revolucionarios: apoyarlo decididamente, permanecer en actitud de observación más o menos indiferente, combatirlo?

Comandante Fidel Castro: Mira, yo he seguido el proceso peruano desde hace dos años, desde lejos. El 26 de julio de 1969 expresamos nuestra opinión. Desde la primera proclama nos dimos cuenta de que estaba ocurriendo algo diferente en Perú de las cosas clásicas que ocurrían en los pueblos de América Latina. Ahora he tenido oportunidad de conocer los hombres. Y mi apreciación personal es de hombres deseosos de hacer mucho por el futuro del Perú.

Si yo fuera peruano, si yo me considerara un revolucionario peruano, no estaría a la expectativa, puesto que este gobierno ha hecho cosas importantes, patrióticas. Hay que ver en qué condiciones las han hecho. Tal vez no sea, ni mucho menos, todo lo necesario, pero tal vez sea todo lo que ha podido hacer. Y en esas condiciones, si yo fuera peruano y revolucionario, no sería un expectante; trataría de alentar ese proceso, y nunca lo combatiría, puesto que pienso que combatirlo sería, hoy, ayudar a los intereses de imperialismo (Aplausos).

Periodista: ¿Qué nos puede decir usted de la participación de la Iglesia cubana en el proceso revolucionario de Cuba?

Comandante Fidel Castro: Mire, nosotros hemos hablado de eso en Chile. Cuando surgió la Revolución cubana fue en 1959. No había todavía una toma de conciencia por parte de los cristianos, y en nuestro país todavía la Iglesia era en general una Iglesia de clases era la Iglesia de los ricos, que no es una situación igual a la del resto de América Latina. En estos doce años se ha formado ya, se ha logrado una toma, se ha producido una toma de conciencia de los católicos, de los cristianos, patriótica, progresista, revolucionaria.

En Chile hablamos mucho de esto. Nos reunimos con el Cardenal, nos reunimos con 120 sacerdotes progresistas, que constituyen parte de un movimiento muy avanzado. Y hemos hablado ampliamente de la necesidad de la alianza de los marxistas y de los cristianos progresistas y revolucionarios. Nosotros creemos que esos son elementos del futuro de nuestro continente: unir bajo principios, unir bajo la aspiración de la liberación de nuestro continente, luchar por llegar a tener una gran patria en que nuestras banderas, nuestros himnos, nuestros pueblos, se hermanarán para poder tener un lugar en el mundo del futuro.

En esa lucha revolucionaria debemos buscar la unión de los marxistas, de los cristianos, de los militares, de todos. Esa es nuestra concepción estratégica. Y no es una idea nueva: es la misma que nosotros planteamos hace muchos años, en el mes de febrero de 1961, hace más de diez años —si no fue en el mes de febrero de 1961, fue en el mes de febrero de 1962—. Porque nosotros hemos seguido una línea consecuente, y hemos explicado incluso las grande coincidencias que tenemos entre los cristianos y los marxistas.

Yo creo que el tiempo no me permite ahondar mucho en eso, pero no se olviden cuál fue el cristianismo primitivo, la persecución de los hombres que tenían una fe, que supieron morir, que fue la religión de los esclavos y de los humildes. Tenemos muchas cosas en común, y creemos que hay que buscar esa unión para lograr la victoria.

Periodista: Fidel, una pregunta para Radio Revolución, de Lima, Perú. ¿Qué opina usted sobre los pueblos y algunos gobernantes latinoamericanos?

Comandante Fidel Castro: ¡Ustedes tienen una Radio Revolución! ¿Cómo?

Periodista: ¿Qué opina usted de los pueblos y algunos gobernantes latinoamericano que luchan por su liberación nacional?

Comandante Fidel Castro: Los pueblos somos hermanos, y algunos gobernantes luchan por la liberación nacional. Desgraciadamente, no todos.

Hacia los pueblos, infinita solidaridad; hacia los gobiernos que luchan por la liberación nacional, nuestro respeto, nuestro apoyo y nuestra solidaridad.

Periodista: Fidel, ¿qué opinión te merecen las actuales elecciones realizadas en Uruguay?

Comandante Fidel Castro: Apenas acaban de pasar; no tengo mucha información, pero pienso que el imperialismo hizo todo lo posible por aplastar el movimiento popular, movilizando dinero, haciendo determinados movimientos de tropas de determinados países en determinadas fronteras, para hacer ver al pueblo que un triunfo popular era la invasión. Todos esos factores influyeron, y creemos que influirán en los futuros acontecimientos de ese país.

En ese país no hay paz. En ese país e vienen desarrollando luchas desde hace tiempo. Y entonces penamos que en esta situación esas luchas se agudizarán. Es sencillamente una apreciación, un análisis muy personal de la situación de ese país.

Periodista: ¿Qué opinión te merece el tan mentado grupo Túpac Amaru que existe en Uruguay? ¿Crees que llegue a introducir cambios en la política?

Comandante Fidel Castro: Yo siento gran respeto por el Frente Amplio, y siento un gran respeto por los combatientes tupamaros. Y en esta lucha por tratar de resolver pacíficamente y por la vía electoral el problema, estuvieron juntos. Pienso que también estarán juntos en esta crisis, por tratar de liberar a su país por el camino que estimen necesario.

Periodista: ¿Sigue considerando la violencia como única vía en América Latina para resolver nuestros problemas?

Comandante Fidel Castro: Señores: los revolucionarios no somos los que inventado la violencia. ¡Han sido los reaccionarios! Los revolucionarios hemos tenido que acudir a la violencia para librarnos de la represión violenta, para librarnos de la explotación, que se ejerce mediante la violencia.

En la historia los inventores de la violencia son los explotadores, no los revolucionarios. Los revolucionarios, en todo caso, han tenido que acudir a la violencia como una condición de vida y como una condición de libertad, porque también Bolívar, San Martín, Sucre, O’Higgins, Morelos y todos los patriotas, tuvieron que acudir a la violencia como requisito inexcusable de la independencia de nuestros pueblos, que infortunadamente no llegó a ser completa. Pero nuestros pueblos —por los cuales lucharon ellos— se acercan a la hora y a la necesidad de unirse y llegar a establecer su definitiva independencia. Algunos hemos avanzado más que otros, pero algún día todos estaremos en la primera fila de la liberación, de la dignidad y de la independencia.

Periodista: Comandante Fidel, ¿Cuál es la actividad más importante que ha cumplido en Chile?

Comandante Fidel Castro: ¡Trabajar!

Periodista: Una opinión sobre la proyección que han tomado los cambios en varios países del continente.

Comandante Fidel Castro: Hay cambios de diversas características, son cambios de diversas características. Pero hay un refrán que dice que por muchos caminos se puede llegar a Roma.

Nosotros nos alegramos de que haya muchos caminos. Ahora, indiscutiblemente que los reaccionarios de resisten a los cambios usando la violencia, y en ese caso la responsabilidad no es de los revolucionarios, sino de los oligarcas, de los reaccionarios, de los proimperialistas.

Yo creo que todos los caminos, de una manera o de otra, se enfrentarán a esos problemas y tendrán que resolverlos.


Escrito por

Luis Rodríguez Pastor

Caramba sí, caramba no.


Publicado en